Pasar al contenido principal
Back to top

Después de una exitosa campaña de Steam Greenlight, Dynasty Feud, un frenético juego de lucha desarrollado por Kaia Studios, con sede en Bilbao, se lanzó a la plataforma mundial de videojuegos para PC de Valve. Aunque esta es la primera oferta comercial del estudio, no es la primera vez que los desarrolladores trabajan juntos en un juego: Kaia fue fundada en 2015 por estudiantes graduados de DigiPen Institute of Technology Europe-Bilbao, y cinco de sus seis componentes son graduados de la universidad.

«Nos conocimos por primera vez en DigiPen», dice Eneko Egiluz, uno de los cofundadores del estudio, y agrega que el equipo sabía que querían empezar a trabajar juntos en su tercer año de carrera. «Decidimos hacer un proyecto [senior] juntos para probar cómo trabajaríamos en equipo, ¡pero ya teníamos la idea en mente!»

Evitamos historias y personajes complicados y decidimos convertirlo en pura acción».

Después de graduarse, trabajaron durante seis meses en un videojuego diferente antes de tener que abandonarlo cuando se dieron cuenta de que su alcance estaba más allá de los recursos que tenían a su disposición. En ese momento, dice Eneko, se les ocurrió el concepto de Dynasty Feud.

«Decidimos hacer un videojuego más pequeño y más ajustado”, dice. «Evitamos historias y personajes complicados y decidimos convertirlo en pura acción».

De hecho, Dynasty Feud es todo acción, con ocho facciones enfrentadas entre sí en etapas clásicas en 2D. En un estilo de juego de equipo, los jugadores pueden intercambiar a los diversos miembros de su facción, cada uno de los cuales tiene sus propias habilidades especiales. Eneko lo describe como «Smash Bros. se encuentra con TowerFall Ascension», pero agrega que es un juego muy propio.

«Es un juego de lucha, pero mecánicamente es totalmente diferente», dice. “Tienes cinco miembros de una dinastía con los que juegas, y tienes una mecánica de matar con un solo golpe. Eso es lo que hace que nuestro juego sea lo que es».

Claramente, esa mecánica es intrigante para los jugadores, ya que el videojuego fue lo suficientemente popular como para pasar el férreo control de Steam Greenlight en sólo 11 días. Eso fue un gran impulso de confianza, agrega Eneko.

«¡Fue realmente muy rápido!» él dice. «Se convirtió en nuestra primera buena noticia».

Sin embargo, por muy alentador que pareciera, todavía tenían un videojuego por terminar, y eso nunca es fácil. Eneko dice que después de recibir la aprobación, ejecutaron una beta abierta para el mes de marzo y se encontraron trabajando arduamente para incorporar los comentarios de los jugadores

Respondiendo a las preguntas de la entrevista justo antes del lanzamiento del juego, dijo: “Todos los días recibimos correos electrónicos con más problemas que debemos resolver. Muchas sugerencias. Sé que antes de que salga el videojuego, tendremos que cambiar muchas cosas. Cuando la gente comienza a jugar, descubre cosas que nunca has visto. ¡Es muy difícil!»

Afortunadamente, el apoyo de su base de fans los ha sostenido con esos desafíos. A pesar de estar en España, dice, incluso había un tester de Oregon que se subía a su canal de Discord y hablaba del videojuego con ellos, ¡hay que tener en cuenta la diferencia horaria de nueve horas! Esas interacciones son bienvenidas, dice, y como una forma de mostrar su agradecimiento por los excelentes comentarios que han recibido de la comunidad, el equipo planea incluir a sus probadores de juego más activos en los créditos del juego.

Aprendí casi todo lo que sé de DigiPen».

«Tenemos algunas herramientas para agradecer a la gente y las estamos usando todas para cuidar de nuestra comunidad», dice.

Su otro gran desafío, además de incorporar comentarios y pulir el juego, fue llamar la atención de los medios. El panorama de los estudios de videojuegos independientes en España aún se está desarrollando, dice, y muchas veces los “publishers” están más interesados en hablar sobre cómo es trabajar en videojuegos independientes que sobre los videojuegos en sí.

«No están realmente interesados ​​en el producto ni en ayudarnos a venderlo”, dice. “Es más curiosidad por las personas que crean pequeñas empresas, y creo que eso es un problema. Al fin y al cabo, estamos haciendo un producto y queremos que se jueguen nuestros videojuegos».

Dicho esto, el ecosistema de desarrollo de videojuegos independientes está creciendo, gracias en parte a DigiPen Bilbao, dice.

«Cada año tenemos más estudiantes aquí”, señala. «Todavía somos una universidad muy joven, pero año tras año la cantidad de personas interesadas en un grado universitario está creciendo realmente».

Y un título Universitario reconocido internacionalmente, dice, es crucial para producir más graduados europeos con las herramientas necesarias para salir y hacer juegos de manera profesional. Hablando por experiencia personal, Eneko dice que nunca hizo videojuegos en serio antes de asistir a DigiPen y que sólo había trabajado en algunos pequeños experimentos.

«Aprendí casi todo lo que sé de DigiPen», dice. «Creo que es la mejor opción en Europa si quieres hacer videouegos, así que estoy muy contento con la decisión que tomé hace siete años».

También está muy contento con el juego que hizo, añadiendo que es exactamente el tipo de experiencia de videojuego que le encantó cuando era niño.

«Nací en 1982, así que me encantan los videojuegos de sofá: cuando vas a la casa de un amigo, pides pizza y juegas en la misma pantalla”, dice. «Es bueno ver a tus amigos riéndose y gritándose unos a otros con tu videojuego, y creo que ese espíritu clásico está ahí con Dynasty Feud

A pesar de todo su arduo trabajo en el juego, agrega, el equipo todavía se ríe y grita mucho.

«Jugamos todos los días», dice. «¡Es realmente competitivo!»

Él reconoce que el tiempo que los fundadores del estudio pasaron juntos en DigiPen les ayudó a fomentar esa agradable camaradería en el lugar de trabajo.

«Lo más importante es cómo [tú] manejas el trabajo en equipo”, dice sobre la educación en DigiPen. «Desde el primer día, tienes que trabajar en equipo en el mismo proyecto».

Esa experiencia colaborativa, dice, es vital para preparar a los estudiantes para los desafíos únicos de un entorno creativo profesional, en el que tener el conocimiento técnico es solo una parte de lo que necesita para tener éxito.

«Estamos trabajando con otras personas y saber cómo manejarlo, cómo actuar y cómo trabajar con ellos como equipo es realmente importante”, dice.